lunes, 21 de septiembre de 2015

Azul Sobre Negro

Nuevas influencias, nueva etapa..

Básicamente eso resumiría, de que va este LP de abril de 1976. Para los no muy abocados a la música de las satánicas majestades, nuestros viejos amigos los Rolling Stones.. Este álbum representa una síntesis temporal, como a su vez una comunión de partes hacia un nuevo sendero, con canciones divertidas y variadas; además de un flamante nuevo miembro en la banda.


Los Stones venían de una racha suprema, seguida por dos relativos altibajos.. Luego de haber publicado los que serían sus cuatro álbumes más afamados, a razón de prácticamente uno por año; empezando por "Beggars Banquet" en 1968, "Let It Bleed" en el 69', "Sticky Fingers" en el 71', para redondear con la obra maestra de tributo a sus raíces que fue "Exile On Main Street" en el 72'. Le siguieron los menos agraciados "Goats Head Soup" del 73' (aunque este es realmente una gema subestimada, pero reconocida a su vez entre algunos fans) y el cuestionado "It's Only Rock and Roll" de 1974. Contando en varios de ellos con la presencia de su guitarrista solista de turno: El implacable Mick Taylor.

Los problemas que hubo y la partida del bueno de Taylor, son tema aparte que podremos tocar en otra ocasión. Pero para resumir, a el villano favorito de esta historia, nuestro entrañable Keith Richards, nunca le agradó el prototipo de guitarra rítmica-guitarra solista. El favorecio siempre otro tipo de performance entre guitarristas. El es un gran admirador del "Weaving", que básicamente como el nombre en ingles lo indica, es ir "tejiendo" la canción con ambas guitarras. Dividendo así las partes, los solos, las armonías. Dándose entonces un desempeño diferente, generando otras tensiones y emociones, provenientes de este enlace donde ambos músicos comparten e intercambian responsabilidades en distintas secciones de la canción.

La cubierta trasera del disco, en la versión de CD, omite la segunda mitad de la foto usada en la portada.
A pesar de haber sido grabado prácticamente unos meses después de su predecesor, se aprecian grandes cambios en comparación. Esto en parte se debe al casting realizado para conseguir al que sería el sucesor y reemplazo de Taylor. En ese momento se presentaron varios posibles: Jeff Beck, Rory Gallagher, Wayne Perkins, Harvey Mandel Ron Wood. 
El énfasis lo pondremos en los últimos tres, ya que ellos fueron los que aportarían con su intrumento para el sonido final del álbum. Aunque finalmente, como la historia nos ha echo ver, el que se quedo con el puesto fue el Sr. Ron Wood.
Relegado a tocar el bajo en algún caso, sería por fin con los Stones que encontraría su hábitat ideal este personaje. Teniendo en su historial, bandas de punta como: The Birds, The Creations, Jeff Beck Group y con The Faces. Por fin formaría parte de la banda de la que el mismo era fan confeso. Siendo además su persona escénica y su carisma complementos perfectos para con los demás miembros.





Ahora, sin dar más rodeos vamos a las canciones.
Este es un conjunto de ensayos de estilo por parte de la banda, hay de todo y no se quedan con las ganas de hacer nada. Se dan rienda suelta y se divierten a más no poder. Lo importante es que esto se nota a cada segundo y lo vuelve un álbum relajado pero con vueltas punzantes de a ratos..

El disco abre con todo, el jam "Hot Stuff" es una orgía funkie con riffs cruzados, repetitivos pero furiosos a más no poder. Es Harvey Mandel (de Canned Heat) quien se encarga de la guitarra principal en esta canción. Criticado a veces por su extenso minutaje, es como dije antes, un ensayo de estilo. Una incursión en este género, ya experimentado anteriormente pero no deja de ser buena noticia. Fue uno de los singles de difusión y fue bastante bien acogido de todos modos..

"Hand Of Fate" le sigue. Dejando de lado toda duda sobre la levedad que podía despertarse con el tema anterior. Escoltado marcialmente por las fuertes y convincentes guitarras de Mandel y Richards, y las teclas a Cargo de Billy Preston. Jagger suena más convincente y asesino que nunca. Se pueden dilusidar claramente ecos de aquel glorioso álbum de solo unos años atras, el gran "Exile On Main Street". Evidentemente en este caso, los chicos estaban iluminados.


Una de las varias portadas del single de difusión "Hot Stuff"/"Hand Of Fate"

"Cherry oh Baby" es un divertimento en clave jamaiquina. Un cover de Eric Donaldson. Su aire tropical y juguetón no deja de sorprender y es una pizca nueva de sabor al sonido de la banda. Cabe destacar el organo de Nicky hopkins.

Con aristas de varios lados, algo de acústico, unas teclas con cierta reminiscencia disco, y unas hermosas guitarras, llega la balada "Memory Motel". Que con un Mick Jagger aparentemente sincero, da un paseo por las habitaciones del alma que a veces no queremos abrir pero sabemos que están ahí, llenas de sentimiento. Me resulto siempre muy emotivo el momento en que dice "Your just a memory, but you used to mean so much to me..". Permitanme sincerarme y decir que realmente es Keith Richards el que una vez más, salva los trapos. Su sentida y ronca, pero sentimental voz, aporta los alaridos en el momento justo. La frase "She got a mind of his own, and she uses it well" es de lo más romántico que se atrevió a decir nuestro forajido preferido. Sólo para rematar diciendo "She is one of a kind". y así cierra esta primera cara del LP.

"Hey Negrita" pisa el acelerador y abre la segunda cara. A base de una estructura enérgica, eléctrica, sobre ritmos caribeños, se abre paso confiadamente este corte. Es el mismo Ron Wood quien aporta el riff principal a la composición, y a mi paladar es de lo más divertido del álbum. Nuevamente siempre hubo quien se quejó de su duración, pero para los amantes del groove, esto es un placer.

"Melody" es un piano jazz (o piano bar), muy inspirado en una composición de Preston.. se dice que acá empiezan los problemas con el al no darle el crédito merecido. Más alla de eso lo mejor aca son Jagger y Billy preston cantando a dúo, digno de escuchar.


"Fool To Cry" es probablemente uno de los momentos mas entrañables y memorables del disco. Los coros de espirituosos invitan a cantar al unísono, repitiendo el coro una y otra vez. También fue uno de los cortes para la difusión radial. Acá tenemos magia pura, a todos en la banda en perfecta sincronía.

Nuevamente, una de muchas portadas para este otro corte difusivo.

"Crazy mama" cierra el disco, un rockandroll furioso y muy divertido, con coros de primera calidad y un riff cortesía de la casa. Tiene la firma stone en la frente y se arrastra y rueda como su nombre lo indica. Lo sorpresivo es el tono de voz de mick, el que al acoplarse al conjunto de la textura de la canción, convierten lo que podría ser una cancion de Creedence (y una muy buena) en un innegable y crujiente bólido metálico galopando por una avenida a toda velocidad. Como no puede faltar en todo álbum de las majestades, nos dan el último escopetazo con todo, dejando con ganas de más. 

Sin mucho más que decir sobre este álbum, es un infaltable para la repisa de cualquier coleccionista de discos de rock. Es como dije una síntesis de sus tiempos. Variadas influencias, R&B, Reggae, Disco, y Funk licuadas en un disco lleno de ensayos de genero. Acertando unas veces más que otras, esta colección de canciones creadas a base de prueba y error; Si bien no en todos los casos parecieran ser realmente composiciones muy ensayadas y pulidas, provee en todo caso de kilos de diversión. Y en el caso de los Rolling Stones, ya sabemos de que se trata. Una orgía de exceso, noche, y muchísimo ritmo para coronar uno de sus álbumes que menos se toma en serio a sí mismo, y mas deberíamos prestar atención a la hora de juzgar a estos tipos. 
Sin duda demostraron poder adaptarse a los géneros y a los cambios, sin hablar de los tiempos. Probaron una vez más su vigencia, lo cuál inclusive hoy en día no puede negarse. Poco tiempo después volverían a revolucionar la escena, con un disco innegable y mucho más grande de lo esperado; Pero esa es otra historia. Por ahora los dejo a todos en paz, y me voy bailando al ritmo de "Hey Negrita".-
Fieles a su estética rockera, despeinados y sucios.
Sin filtro y vestidos de negro, se presentaban en la foto utilizada para la portada de este disco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada